Hace meses que venimos recibiendo palabras muy generosas de nuestros clientes por los trabajos de restauración encomendados al taller y que se han plasmado textualmente aquí.

Pero esta vez somos nosotros los que queremos darles las gracias a todos ustedes por tanto cariño y por la confianza depositada en nuestro trabajo.

En este caso particular queremos hacerlo extensivo a uno de nuestros últimos clientes Luis Fracchia que desde el primer contacto que tuvimos tuvo fe en nosotros.

La historia comienza cuando nos trajo un Day Cruiser para pintarlo y acomodarlo un poco, pero luego de revisarlo advertimos serios problemas en el espejo y casco dándole curso al trabajo de forma intensiva para poder solucionarlo.

Luis estaba preocupado, pues pensó que era algo de días, lo que pasó a ser de meses …pero siempre, queremos recalcarlo, tuvo confianza en nosotros.

Pasaron 2 meses y el barco se encuentra de nuevo navegando para el disfrute de toda su familia.

Gracias Pablo por tu buena onda y un gracias especial a Luis por permitirnos trabajar con libertad.

El equipo de Taller de Náutica